¿Quién paga la ITV en un renting?

El renting de un coche es un contrato de alquiler a largo plazo en el que una de las partes (el arrendador) cede su vehículo nuevo a otra (el arrendatario) a cambio de una cuota fija mensual, durante un plazo de tiempo y un kilometraje determinado. Pero, ¿sabes quién paga la ITV en un renting? El alquiler incluye una serie de servicios adicionales, como el mantenimiento, seguro, cambio de neumáticos, reparación de averías y hasta un coche de reemplazo por si sucede un accidente grave o el automóvil es robado. Lógicamente, el combustible, las multas y los arreglos causados por un mal uso del coche corren por cuenta del arrendador.
Fecha: 
08/06/2022
 

En la gran mayoría de los casos, quienes hacen uso del renting de coches son empresas con una amplia flota de choferes porque les supone un significativo ahorro.

Una de las dudas más frecuentes sobre este servicio es qué sucede con la ITV de los automóviles que se alquilan, especialmente en lo que respecta al pago.

Es por eso que en este post te contaremos quién debe abonar y todo lo demás que debes saber sobre la revisión técnica en un coche renting.

ITV coche renting: todo lo que tienes que saber 

La normativa vigente de la Ley de Tráfico estipula que todo vehículo que circula en España debe tener la Inspección Técnica del Vehículo en regla.

De todas maneras, es extraño que los coches renting aparezcan en las estaciones ITV porque suelen ser automóviles nuevos y, además, son turismos.

Recordemos que, desde 2018, los vehículos de estas características tienen que hacer la revisión recién pasados los 4 primeros años de su matriculación.

Las furgonetas renting sí son más frecuentes de ver en las estaciones porque, en estos casos, la primera inspección es a los 2 años.

En aquellos casos en los que un vehículo de alquiler tenga que hacer la ITV, lo primero que se debe especificar es que se trata de un coche arrendado.

¿Quién paga la ITV de un coche renting?

Esta es una pregunta que se hacen muchos y seremos claros al respecto: el que paga la ITV de un coche renting es el cliente, es decir, el arrendador.

El motivo es muy sencillo: es él quién está disfrutando del vehículo y el que presentará el automóvil o furgoneta en la estación.

Si el dueño es una empresa, como suele suceder en la mayoría de los casos, es normal que se encargue de pedir la cita previa y de preparar la documentación pertinente para agilizar el proceso.

Pero quien lleva el coche hasta la estación ITV, pasa la revisión y abona la tarifa es el conductor habitual del vehículo renting. De todas maneras, hay desgravaciones en las tarifas.

Documentación a presentar y desgravaciones de la ITV 

El trámite de la ITV en un coche renting no difiere demasiado de un vehículo particular. En lo que respecta a la documentación, será necesario entregar el permiso de circulación y la tarjeta ITV.

Cabe señalar que, como se trata de un vehículo empresarial en la mayoría de los casos, es preciso indicar el CIF de la compañía correspondiente.

Como se considera un gasto corporativo, el conductor podrá realizar la solicitud de la factura ITV para que te desgraven el gasto derivado de la inspección.

El descuento es del 100%, lo que significa que el conductor de un coche arrendado, en realidad, no tendrá que gastar nada en concepto del trámite. Eso sí, para disfrutar de este beneficio deberá sí o sí presentar la factura correspondiente.

¿Qué aspectos mecánicos se revisan en la ITV? 

Tal y como sucede con la documentación, la revisión mecánica tampoco difiere demasiado de lo que es una inspección en vehículos particulares.

Una de las cuestiones más importantes que se revisan son los frenos, que deben funcionar a la perfección. Es por eso que se revisará exhaustivamente su estado y funcionamiento, desde el pedal hasta el bombín de la rueda.

Lógicamente, el motor es otro de los elementos en los que se pone el foco. El día de la ITV se presta especial atención a que no tenga pérdidas de aceite, al estado de la batería, se controla el depósito de combustible y, además, se revisa si el sistema de alimentación tiene fugas.

También se revisa el estado general de los ejes, la suspensión y las ruedas. En este último punto, los operarios de la estación corroboran que los neumáticos sean los homologados para el modelo del coche.

Además, se va a inspeccionar el estado, funcionamiento y posibles holguras que puedan tener el volante, la columna, la caja de cambio y todo lo que hace a la dirección del coche renting.

En definitiva, la revisión que deben hacer los automóviles alquilados no es diferente a la que deben hacer los particulares.

¿CONOCES A ALGUIEN QUE PUEDA INTERESARLE ESTE ARTÍCULO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos relacionados



Volver
Top
)