Revisión de frenos: Todo lo que debes saber

No es exagerado decir que los frenos de un coche son una de las piezas más importantes del vehículo. Sabemos que si no funcionan bien pueden ser precursores de accidentes graves. Es por esta razón que es necesario realizar una revisión de frenos cada cierto tiempo, o si encuentras algún problema o ruido raro en el coche al frenar.
Fecha: 
26/04/2022
 

La revisión de frenos puede constar de dos etapas, en general recomendamos realizar ambas, una revisión que puedes realizar tú mismo para comprobar que todo funcione correctamente; y una revisión a cargo de un profesional en mecánica, la cual sugerimos que se haga por lo menos una vez al año. 

Revisa los frenos tú mismo

1 - Prueba de fuerza

Si sientes o crees que puedes estar teniendo algún tipo de problemas con tus frenos, puedes realizar algunos pasos para comprobar su funcionamiento. Cuando el motor del vehículo se encuentre apagado intenta presionar el pedal de freno durante aproximadamente 30 segundos. Si todo está correcto el pedal deberá recorrer por lo menos un tercio de su capacidad y luego sentir resistencia.

Si al cabo de unos segundos el pedal cede ante la fuerza que le ejerce, puede significar que hay una fuga en el circuito de frenos, y por lo tanto hay una problema que debe ser revisado. En este caso deberás acudir a un mecánico cuanto antes.

2 – Líquido de frenos

Recuerda que los frenos requieren de una cantidad mínima de líquido de frenos para funcionar correctamente. Hoy en día los vehículos incluyen un medidor que indica si todo está correcto. Pero en el peor de los casos, el ordenador de a bordo puede fallar. Para resolver este problema solo debes comprar líquido de frenos y rellenarlo.

3 – Comprueba el óxido

Este paso, además de ser una revisión, también cuenta como prevención. El óxido suele aparecer con el tiempo en cualquier pieza metálica, y los frenos no son una excepción.

Es por eso por lo que es buena idea realizar una revisión de óxido, algo que puedes hacer tú mismo, y comprobar que no haya piezas con corrosión. Si las hubiera y no fuera un caso grave de daño, tú mismo puedes retirarla. Existen muchos productos anti corrosión. De esta forma mantendrás seguro tu coche.

Haz revisión de los frenos con un experto

Hasta aquí puedes hacerlo tú mismo, pero cuando encuentres un problema que no sepas resolver o te surjan dudas, deberás dejarlo en manos de un experto.

Pastillas de freno

Una de las primeras comprobaciones que hará tu mecánico será comprobar las pastillas de frenos. Estas se desgastan con el tiempo y su mal funcionamiento no es comprobable con los pasos anteriormente mencionados salvo que sepa donde mirar. Cuando las pastillas de freno están gastadas suelen presentar surcos o marcas de óxido.

Disco de freno

En casos más puntuales, la pastilla de freno no está gastada, o tal vez no es la única que está fallando, puede que sea todo el disco de freno el que contenga un problema. En este caso tu mecánico hará pruebas y una revisión, y si se encuentra que es el disco de freno el dañado se hará un remplazo completo.

Si no sabes distinguir la diferencia entre pastilla de freno y disco de freno te la explicaremos brevemente:

El disco de freno es un disco de hierro sujetado en la suspensión, mientras que las pastillas de freno se encuentran alojadas dentro del disco de freno. Cuando las pastillas friccionan con el disco es cuando se produce el frenado del vehículo.

Fuga de líquido de freno

Anteriormente mencionamos que a veces lo que falta es un poco de líquido de freno y solo hay que rellenarlo. Pero esto sería en vano si hubiera una fuga, ya que el líquido de freno se estaría perdiendo constantemente. Su mecánico es capaz de localizar la fuga y resolverla.

Servofreno

El servofreno es un mecanismo que ayuda al conductor a facilitar la acción de frenar. Si sientes que el pedal está muy duro, apenas si puedes presionarlo, o necesitas mucho esfuerzo, es probable que el servofreno esté fallando.

Tuberías y conexiones

Algo que puede suceder es que las tuberías que transportan el líquido de freno se suelten, o en el peor de los casos que se corten. No solo habría una pérdida de líquido, sino que los frenos no funcionarían efectivamente.

Cables de freno de estacionamiento

Hay veces que los frenos funcionan, pero no durante el estacionamiento. Si aparcas tu coche y no puedes dejarlo en su lugar ya que los frenos no lo mantienen, es posible que el problema sean los cables de freno. Estos se encargan de mantener frenado tu coche para evitar que tu vehículo se desplace sin tu consentimiento.

Hay muchas causas posibles para que tus frenos no funcionen como deben, recuerda que es muy importante realizar una revisión periódica y, sobre todo, acudir a un mecánico en caso de necesidad.

¿CONOCES A ALGUIEN QUE PUEDA INTERESARLE ESTE ARTÍCULO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos relacionados



Volver
Top
)