Cambiar las pastillas de freno: todo lo que debes saber

Una de las tareas principales en el mantenimiento del sistema de seguridad de un coche, es cambiar las pastillas de freno, y es indispensable realizarlo a tiempo y correctamente. Para una mejor comprensión del proceso de cómo cambiar las pastillas de freno, es necesario que conozcas muy bien que esta pieza es muy importante en tu coche y no debes descuidarla. Aunque esto te pueda parecer una labor complicada, en el siguiente post te lo indicaremos de una manera sencilla para que puedas realizar tú mismo el cambio.
Fecha: 
02/06/2022
 

¿Qué son las pastillas de freno?

Son piezas que proporcionan la fricción que se requiere para reducir la velocidad a los discos de freno, logrando detener el coche una vez que se acciona el pedal.

Esto es posible, ya que las pastillas de freno ejercen presión sobre el rotor, que es la pieza fundamental en la transmisión de potencia en el motor y que se encuentra conectado a cada rueda.

Cambiar las pastillas de freno oportunamente, garantizará que la frenada se ejecute de una forma segura y óptima.

Cuando las pastillas de freno no se encuentran en buen estado, la frenada se hace mucho más larga y puede ocasionar choques.

Herramientas para cambiar las pastillas de freno

Para cambiar las pastillas de freno, requieres de una serie de herramientas básicas. Como te indicamos, se trata de un proceso de mucho cuidado, pero muy sencillo de hacer.

Solo necesitarás de un juego básico de llaves fijas y llaves de tubo, además de una carraca. Y, para levantar el coche, debes tener un gato; bastará el básico con el que viene el vehículo, pero si tienes la oportunidad de usar un gato hidráulico será mucho más cómodo.

Pasos para cambiar las pastillas de freno

Es bueno que sigas cuidadosamente cada una de las indicaciones para cambiar las pastillas de freno; recuerda que son una pieza de seguridad de alta importancia.

  1. Comienza levantando el coche con el gato a una altura que sea cómoda para ti trabajar.

  2. Desatornilla los tornillos de la rueda.

  3. La pinza de freno tiene dos tornillos que lo mantienen firme, uno está arriba y el otro abajo, son los primeros que debes retirar, para ello necesitarás una llave fija y otra de llave de tubo.

  4. Después de retirar estos tornillos, procede a quitar la pinza con cuidado, de esta forma lograrás llegar a donde están las pastillas de freno.

  5. Quitar las pastillas de freno es muy sencillo; solo necesitas tirar de ellas. En este punto, puedes notar cuánto desgaste tiene la pieza, por lo general, una pastilla de freno usada tiene un espesor de 9 mm, mientras que las nuevas, las que procederás a montar, su grosor promedio es de 30 mm.

  6. Ahora, deberás posicionar correctamente el pistón de la pinza, la función de esta pieza es comprimir las pastillas de freno contra el disco para que se efectúe la frenada. Cuando la pastilla está desgastada el pistón se va saliendo hacia afuera, es por eso que debes colocarlo nuevamente dentro de la pinza.

  7. Para ubicarlo en su sitio, necesitarás de una mordaza de presión y apretar con mucha fuerza para lograr encajarlo en su posición original.

  8. De seguro te costará un poco ya que el pistón es muy duro, en el caso que se te dificulte realizar este paso, con la ayuda de alicates puedes intentar colocar la pinza en su lugar y ejercer la palanca con una barra de hierro o un alargador de la llave de tubo.

  9. El juego de pastillas nuevas trae guías nuevas, que son las piezas que brillan, procede a cambiarlas también, solo necesitas ejercer presión para hacerlo.

  10. Sujeta el soporte de la pinza nuevamente con los dos tornillos que lleva arriba y abajo.

  11. Ahora procede a cambiar las pastillas de freno, es necesario que compruebes que las coloques en la misma posición que se encontraban las que retiraste.

  12. Asegura la pinza colocando los tornillos que retiraste al inicio, no es necesario apretar demasiado estos tornillos, ya que se pueden romper debido al desgaste.

Mantenimiento del sistema de frenos

El cambiar las pastillas de freno de forma regular, permitirá prolongar la vida útil de todo el sistema de frenos y evitar graves averías.

Cabe destacar que, conducir de forma prudente, también contribuye a un buen funcionamiento, esto implica no abusar de los frenos.

Debes conocer muy bien el funcionamiento de tu coche, de esta manera podrás detectar cuándo cambiar las pastillas de freno.

Por lo general, el vehículo manifiesta una serie de señales, que deben alertar al conductor para que realice el cambio de forma inmediata y así evitar situaciones inesperadas o accidentes.

Cambiar las pastillas de freno no te resultará un trabajo difícil, siempre que tengas todas las herramientas a la mano y sigas cuidadosamente cada uno de los pasos aquí indicados.

¿CONOCES A ALGUIEN QUE PUEDA INTERESARLE ESTE ARTÍCULO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos relacionados



Volver
Top
)