Conoce las causas por las que pueden inmovilizar tu vehículo

Se define como la detención del vehículo y la imposibilidad de su uso según las circunstancias que aconsejan prohibir su circulación de manera momentánea.
Fecha: 
26/07/2022
 

Se define como la detención del vehículo y la imposibilidad de su uso según las circunstancias que aconsejan prohibir su circulación de manera momentánea.

¿Qué motivos puede haber?

La Ley de Tráfico contempla varios supuestos en los que indica que se debe inmovilizar un vehículo. 

Una de las principales y, desgraciadamente muy frecuente, puede darse cuando un conductor es interceptado conduciendo bajo los efectos de alcohol u otros estupefacientes. En ese momento, su coche queda inmediatamente inmovilizado, hasta que otro conductor sobrio pueda hacerse cargo de la conducción. Igualmente ocurre si el conductor da indicios de estar bajo los efectos de alcohol y droga y se niega a hacer la prueba que indican los agentes de tráfico. En esta situación, los agentes deberán inmovilizar el vehículo y quitar de la circulación a estos conductores.

Hay otras circunstancias que no solo nos pueden acarrear una sanción, sino que, además, nos pueden dejar el coche inmovilizado por un tiempo. Algunas de ellas son:

  • No tener los papeles de circulación en regla o no contar con la autorización administrativa para circular es uno de los motivos.
  • Que un conductor esté al volante de un vehículo para el que sea obligatorio disponer del permiso de la clase C o D y carezca de la autorización administrativa correspondiente. En este caso no solo será inmovilizado, sino que, además, tendrá una sanción importante. También podrán dejar parado un vehículo cuando carezca de seguro obligatorio.
  • Un requisito básico para que un coche esté en perfecto estado para circular, es haber pasado la revisión periódica de la ITV. Si los agentes advierten, que un vehículo no ha cumplido con esta revisión obligatoria, podrán inmovilizar el vehículo y sancionar.
  • Que el vehículo tenga deficiencias y puedan suponer un riesgo especialmente grave para la seguridad vial y la circulación. 
  • Si un vehículo presenta deficiencias mecánicas o de funcionamiento y por ello supera los niveles de emisión de gases, humos o ruido permitidos. O bien, que existan indicios razonables de una posible manipulación de instrumentos de control, o que disponga de sistemas que hagan eludir la vigilancia de los Agentes de Tráfico, como son, inhibidores o detectores de radar. Todas estas situaciones son susceptibles de una posible inmovilización de un vehículo.
  • Otra razón en la que se puede ver afectada la seguridad de los pasajeros, es cuando se exceda el número de ocupantes. No podrá superar el 50% el número de plazas autorizadas, excluida la del conductor. Si esto ocurriera, los agentes también pueden inmovilizar el vehículo.
  • Igualmente, si un coche no lleva dispositivos de retención como cinturones o silla infantil, podrá ser sancionado e inmovilizado, sobre todo en el caso de llevar un menor a bordo. En este caso al poner en peligro la seguridad del pequeño que viaja en el coche, es motivo más que suficiente para dejar el coche inmovilizado.
  • En el caso de los transportes de mercancías, se vigila con frecuencia el exceso en los tiempos de conducción o los tiempos de descanso si el conductor no ha sido sustituido por otro. En estas situaciones, los agentes también pueden intervenir con la paralización de los vehículos hasta que se haya resuelto la incidencia.
  • En determinados vehículos, en los que se requiera el uso del casco, si el conductor o el pasajero no hacen uso de este sistema de protección, su vehículo será inmovilizado igualmente. Esta medida no se aplica a ciclistas.

 

¿Qué ocurre tras la inmovilización de un vehículo?

 

Un vehículo inmovilizado podrá estar de nuevo en circulación una vez se hayan subsanado los motivos de su cese. En ocasiones, el vehículo deberá ser trasladado a algún taller asignado por los agentes de la autoridad donde se pueda certificar la anulación o desaparición de los sistemas no permitidos e instalados en los vehículos.

La inmovilización de un vehículo va a acarrear una serie de gastos, que correrán por cuenta del conductor que cometió la infracción, o bien del titular del mismo. Para que la sanción pueda ser resuelta y levantada la medida de inmovilización, deberán ser abonados los gastos generados y sanciones impuestas. Los agentes de tráfico, pueden retirar el permiso de circulación del vehículo hasta acreditar el abono de las cuantías.

Vemos que son muchos los motivos que registra Tráfico para la detención y posterior inmovilización de un vehículo. Está en nuestra mano poder solventar estas situaciones y evitar un problema mayor.

 

¿CONOCES A ALGUIEN QUE PUEDA INTERESARLE ESTE ARTÍCULO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos relacionados

12/04/2022
Durante los meses estivales aumenta el número de desplazamientos, especialmente son habituales los...
conducir en verano
07/04/2022
“¿Qué es obligatorio llevar en el coche?”. Esta es una pregunta que muchos nos hacemos cuando...
que_llevar_en_el_coche_para_que_no_te_multen
28/04/2022
La distancia de seguridad entre vehículos es uno de los temas que más controversia generan. En...
Mantener distancia en carretera


Volver
Top
)