Qué es y cómo funciona la tarjeta ITV electrónica

La tarjeta ITV electrónica, conocida también como eITV, es una nueva ficha técnica en la que aparecen los datos más importantes del vehículo y que el conductor debe llevar consigo junto al permiso de circulación. Fue puesta en marcha por la DGT y vino a reemplazar a la tradicional cartulina azul timbrada. Es obligatoria para todos los coches, furgonetas, camiones, autobuses y motocicletas matriculados desde noviembre del año 2015, momento en que entró en vigencia el Real Decreto 667/2015. Nació con el objetivo de establecer un canal de comunicación entre fabricantes e importadores y las Administraciones públicas que se encargan de la homologación y matriculación.
Fecha: 
07/04/2022
Categoría: 
 

Para ello, la DGT ha desarrollado un eficiente sistema electrónico que envía, de manera telemática, la ficha técnica de un vehículo al Registro de Vehículos Prematriculados, el cual ha agilizado notablemente las ventas de coches y motocicletas.

En concreto, la ITV electrónica es un folio impreso que se ha convertido en una herramienta fundamental porque agiliza todo tipo de trámites relacionados con el vehículo, lo que supone también un importante ahorro económico para los conductores.

tarjeta itv

Fuente de la imagen

¿Qué datos aparecen en la tarjeta ITV electrónica?

La tarjeta ITV electrónica es emitida por el fabricante del vehículo y en ella aparecen los mismos datos que en la antigua ficha técnica, es decir:

  • Marca y modelo

  • Potencia

  • Número de bastidor

  • Cilindrada y peso

  • Tara del conjunto

  • Número de plazas

  • Matrícula

  • NIVE (Número de Identificación de Vehículo)

  • Cantidad de ITV realizadas (tanto periódicas como no periódicas)

  • Nivel de emisiones

Cuando se hace la ITV, toda la información queda actualizada de manera digital y se puede acceder a los datos mediante el NIVE.

Tipos de tarjetas ITV electrónica

En primer lugar, están las tarjetas ITV electrónicas de tipo A o B, que marca si proviene de la Administración o del propio fabricante.

Cabe remarcar también que en la parte superior de la tarjeta está establecido, con una letra, de qué vehículo se trata. Por ejemplo, los turismos son M, los industriales ligeros N y los remolques O.

¿Qué vehículos deben tener la tarjeta ITV electrónica?

La tarjeta ITV electrónica es obligatoria para todos los vehículos matriculados desde el 15 de noviembre de 2015, fecha en que entró en vigencia el Real Decreto 667/2015.

Cabe destacar que todos los coches y motocicletas registrados antes de esa fecha no tienen la obligación de solicitar la tarjeta. Podrán seguir circulando con la tradicional cartulina azul timbrada.

Beneficios de la tarjeta ITV electrónica

Este cambio de sistema y formato trajo muchos beneficios para fabricantes, concesionarios y, por supuesto, conductores.

Veamos cada caso en detalle:

Fabricantes y concesionarios

La tarjeta ITV electrónica está logrando un notable incremento de la productividad en los procesos de autorización de emisión de tarjetas, así como también en el envío y matriculación de estas.

Además, trajo un importante ahorro para los fabricantes y concesionarios porque ya no tienen la necesidad de desplazarse hasta ministerios y la Dirección General de Tránsito (DGT).

Cabe destacar también que no deben tener impresoras en las que anteriormente se hacían las fichas técnicas de cartón perforado.

Por último, de un modo más indirecto, se reducen los tiempos de almacenamiento de los vehículos porque la matriculación es mucho más ágil desde la entrada en vigencia de la tarjeta ITV electrónica.

Administraciones Públicas

Tal y como sucede con los fabricantes, los organismos públicos ven mejorada su productividad en lo que respecta a procesos relacionados a trámites, autorización y control de las tarjetas ITV.

Además, la tarjeta ITV electrónica aporta una mayor seguridad para garantizar la integridad, confidencialidad y autenticidad en los datos del conductor.

Las administraciones públicas ahora pueden implementar dispositivos de control que antes eran inviables. En consecuencia, se evita fraudes o irregularidades en la emisión de tarjetas y matriculaciones.

Ciudadanos

Uno de los principales beneficios que la tarjeta ITV electrónica trajo para los conductores españoles es la agilización del proceso de matriculación. En consecuencia, el vehículo lo tendrá en su poder mucho antes que hace apenas unos años.

Otros trámites que eran largos y tediosos, como la liquidación de impuestos, son más fáciles gracias a esta herramienta.

Además, el día de la inspección ITV, no es necesario presentar la ficha técnica porque todo el sistema está monitorizado, por lo que los operarios de la estación ahora tienen acceso directo a toda esa información.

Registro de Vehículos Prematriculado (RVP)

El Registro de Vehículos Prematriculados (RVP) es otro de los grandes beneficios que ha traído la tarjeta ITV electrónica.

Los trámites que antes tardaban días ahora demoran apenas unos minutos. Ahora, la Dirección General de Tránsito (DGT) tiene rápido acceso a los vehículos que no están matriculados o que todavía no tienen una matrícula definitiva.

En consecuencia, desde la implementación de este documento digital en 2015, todo el proceso de compra que involucra a un concesionario con un cliente se ha agilizado notablemente.

¿CONOCES A ALGUIEN QUE PUEDA INTERESARLE ESTE ARTÍCULO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos relacionados



Volver
Top
)