¿Qué es un airbag y cómo funciona?

El airbag es un elemento de seguridad pasivo presente en todos los vehículos y que más rápidamente ha evolucionado en el mercado automovilístico.
Fecha: 
18/05/2022
 

En pocas palabras, el airbag sirve para minimizar la lesión del ocupante en caso de que el vehículo sufra un fuerte impacto, siempre con la ayuda del cinturón de seguridad.

Estudios expertos han demostrado que el airbag es capaz de salvar un 14% de muertes en conductores y un 11% de daños en acompañantes.

A continuación vamos a indagar sobre su funcionamiento y detallaremos algunas recomendaciones a tener en cuenta para garantizar su buen funcionamiento.

¿Qué es el airbag? 

El airbag, o bolsa de aire, es un dispositivo instalado en el vehículo que, en caso de grave colisión con el vehículo, despliega automáticamente una estructura flexible con el objetivo de limitar la gravedad del contacto de una o varias varias partes del cuerpo del ocupante con el interior del vehículo, como puede ser el volante, el salpicadero o el parabrisas.  

Además, también reduce el riesgo de heridas, sobre todo en cara y ojos, producidas por fragmentos de cristal procedentes del parabrisas 

Existen diferentes tipos de airbag pero todos ellos forman parte del sistema de retención de los vehículos de motor, junto con el cinturón de seguridad, es decir, su efectividad será óptima siempre y cuando utilicemos todos estos elementos de seguridad pasiva.

¿Cómo funciona? 

El funcionamiento del airbag es sencillo. Cuando se produce un choque, el vehículo tiene un sensor que emite una pequeña descarga eléctrica a un detonador ubicado junto con un generador de gas, que a su vez, se encuentra junto a la bolsa de aire. El airbag está lleno de un compuesto químico sólido. 

El detonador provoca una reacción que hace suficiente gas como para inflar la bolsa en tan sólo unas milésimas de segundo. La complejidad del airbag aparece aquí, en la precisión y rapidez con la que se acciona. 

Para ser exactos, el tiempo que tarda en desplegarse la bolsa es de unos 3 milisegundos, y se despliega a una velocidad de 250 km/h. A las 30 milésimas de segundo tras producirse un impacto, el airbag frontal se dispara, mientras que unas 60 milésimas después, la cabeza del conductor ya impacta contra su airbag; y la del acompañante tarda unas 10 milésimas más.

Debido al impacto, el cuerpo de los ocupantes se ven impulsados hacia delante, pero se frenarán con el airbag, provocando que el gas se escape rápidamente a través de unos orificios que hay en la parte superior de la bolsa, para que el ocupante recupere campo de visión cuanto antes y pueda liberarse una vez el airbag haya cumplido su función. 

Instrucciones sobre el uso de airbag

Es importante tener en cuenta una serie de consideraciones sobre el correcto uso del airbag para garantizar su eficacia. 

Debemos colocarnos a una distancia correcta del airbag delantero. Lo correcto es que haya una distancia de 25 centímetros entre el conductor y el volante. Esta distancia no debe ser inferior a 10 centímetros.

También es recomendable colocar correctamente las manos sobre el volante y los pies sobre el suelo del vehículo para evitar desplazamientos inesperados del cuerpo. 

Una de las recomendaciones que más debemos tener en cuenta es que nunca debemos situar las sillas infantiles en el asiento delantero y en sentido inverso a la marcha. La explosión del airbag lanzaría el asiento del niño hacia las plazas traseras con grave riesgo de lesiones. Los expertos recomiendan colocar las sillas infantiles en el asiento central de los asientos traseros del vehículo. 

¿CONOCES A ALGUIEN QUE PUEDA INTERESARLE ESTE ARTÍCULO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos relacionados



Volver
Top
)