Cómo cambiar el líquido refrigerante de tu coche paso a paso

Cambiar el líquido refrigerante de tu coche es una de las tareas de mantenimiento más importante que debes realizar porque es un compuesto que evita congelamientos y sobrecalentamientos que pueden perjudicar gravemente el vehículo. No es un procedimiento complejo y es por eso que en SGS ITV te detallaremos, paso a paso, cómo es el proceso para que lo hagas tú mismo en tu casa, sin necesidad de llevarlo al taller.
Fecha: 
08/06/2022
 

¿Qué es y por qué es tan importante el líquido refrigerante? 

El líquido refrigerante es un compuesto químico, elaborado a base de etilenglicol, que tiene la capacidad de regular la temperatura del motor para que funcione de manera óptima.

En verano, tiene como función principal absorber el calor del motor para evitar el sobrecalentamiento del vehículo. Y en invierno, tolera las bajas temperaturas para que las piezas no se congelen.

En otras palabras, el líquido refrigerante asegura que todas las piezas del motor se mantengan siempre a una temperatura óptima, sin importar la época del año en la que nos encontremos.

Para no tener problemas de congelamiento o sobrecalentamiento, cada cierto tiempo hay que cambiar el líquido refrigerante de tu coche.

También es probable que el vehículo se quede sin líquido, en cuyo caso será preciso comprar un producto de máxima calidad que se adapte a las características de tu automóvil.

Cambio de líquido refrigerante: este es el procedimiento que debes seguir 

Tú mismo puedes proceder a llevar a cabo el cambio del líquido refrigerante del coche porque es una tarea bastante sencilla. No obstante, siempre puedes acudir a tu taller de confianza para que lo hagan ellos.

Para realizar esta tarea de mantenimiento deberás seguir los siguientes pasos:

  1. Vaciar primero el sistema de refrigeración. Para ello, retira el líquido refrigerante y deshazte del sobrante que contenga. Solo entonces podrás proceder al llenado.

  2. Para asegurarte de que no queda líquido en el interior del circuito, echa agua hasta que salga limpia por el grifo del mismo.

  3. Cuando esto ocurra, podrás rellenar el depósito con el líquido refrigerante y ya habrás completado el cambio del líquido refrigerante.

Cabe señalar que saber el nivel necesario es muy sencillo, ya que el propio sistema cuenta con unas marcas de máximo y mínimo entre las que siempre tiene que estar indicado el lubricante.

Como explicamos anteriormente, cuando se lleva a cabo el cambio del líquido refrigerante es fundamental que se utilice un producto de máxima calidad para que no haya ningún inconveniente en el futuro.

Aquí sí es preciso recurrir a mecánicos profesionales porque seguramente sabrán indicar cuál es el líquido perfecto para tu automóvil.

¿Cada cuánto tiempo hay que cambiar el líquido refrigerante? 

Es muy importante saber cada cuánto tiempo hay que llevar a cabo el cambio de líquido refrigerante. Es más, es la principal causa de quienes tienen problemas con el producto.

Pues bien, la periodicidad va a depender, principalmente, de la marca y el modelo de tu coche. Si se trata de un vehículo fabricado hace más de 10 años, es probable que tengas que cambiar el lubricante cada 20.000 kilómetros.

Si se trata de una moto o vehículo nuevo, o bastante nuevo, puedes esperar hasta los 40.000 kilómetros - o 30.000 km si ya tiene algunos años -, lo que se traduce en 2 años aproximadamente.

Es importante tener presente cada cuánto tiempo debes cambiar el líquido refrigerante porque es una tarea de mantenimiento imprescindible para el andar de tu vehículo.

Si no realizas el proceso a su debido tiempo, el motor puede alcanzar temperaturas extremas, lo que puede producir sobrecalentamientos o congelamientos severos en el motor, cuyos arreglos serán muy costosos.

¿Cómo darte cuenta que hay que cambiar el líquido refrigerante?

 

Pueden ocurrir accidentes o desperfectos técnicos que hagan necesario un cambio de líquido refrigerante antes de los plazos detallados anteriormente. Afortunadamente, hay varios indicios que nos indican que es momento de llevar a cabo este proceso.

Por ejemplo, si el coche aumenta de temperatura o disminuye la misma de forma drástica es una clara señal de que hay que cambiar el líquido refrigerante.

Otro indicio claro es mediante los testigos luminosos del coche, los cuales te indicarán cuándo debes cambiar el líquido.

Ten en cuenta que las piezas del motor se mantienen por una serie de líquidos que ayudan a que todo esté bien.

Entre ellos, está el líquido refrigerante, que permite que el vehículo se mantenga entre los 90ºC y los 100ºC. Si el coche supera o no llega a esa cifra, tendrás que cambiar el líquido refrigerante del coche.

En SGS ITV recomendamos que eches un vistazo al líquido refrigerante en la revisión PRE ITV, o en cualquier inspección que tenga que pasar tu vehículo, porque siempre es importante conocer en qué estado está el lubricante.

¿CONOCES A ALGUIEN QUE PUEDA INTERESARLE ESTE ARTÍCULO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos relacionados



Volver
Top
)