Conducir sin seguro: riesgos y consecuencias

Sin duda, uno de los peores errores que puede cometer un conductor es conducir sin seguro. Es que esto puede traerle graves consecuencias, que van desde abonar costosas multas hasta la inmovilización del vehículo. Este es, probablemente, el gasto mensual más importante que conlleva la compra de un automóvil o motocicleta. Siempre debes tener presente que conducir sin seguro es una infracción grave, sobre todo si tienes un accidente y no cuentas con protección legal. En estos casos, además de pagar una multa muy costosa, el vehículo quedará inmovilizado y, si las consecuencias son severas, no tendrás derecho a una defensa jurídica.
Fecha: 
05/04/2022
Categoría: 
 

¿Qué pasa si te pillan sin seguro?

Multa

Si bien no es un delito, circular con un coche que no esté asegurado es una infracción administrativa que se paga con multas de entre 600 y 3.000 euros.

La cuantía va a depender de las circunstancias en que han pillado al conductor, como si el coche estaba o no en circulación en el momento en que fue detectado, el servicio que preste (no es lo mismo un turismo de uso particular que una furgoneta de reparto o un taxi, por ejemplo), cuánto tiempo lleva sin seguro y si es reincidente, entre otras.

Inmovilización del vehículo

Además de la multa, es muy posible que los agentes de la autoridad decidan inmovilizar el vehículo por conducir sin seguro.

Pueden dejarlo parado entre uno y tres meses. En este caso, el propietario del automóvil deberá hacerse cargo de los gastos originados del depósito o precinto, para cuyo levantamiento se deberá demostrar que se dispone del seguro correspondiente y abonar los gastos.

Si la persona no pagase el depósito, se le puede requisar el vehículo hasta por un año y el propietario no podrá conducir ningún otro coche por el territorio nacional durante ese tiempo.

Todos los gastos corren por cuenta del conductor

Si circulando con un coche sin seguro, el conductor tuviese un accidente, este será el responsable de abonar todos los gastos derivados del mismo con su propio patrimonio.

En el caso de declararse insolvente, el Consorcio de Compensación de Seguros será quien deberá hacerse cargo del pago de los daños y de la asistencia sanitaria de las víctimas.

Para hacer frente a esta situación, las aseguradoras destinan el 2% del coste de todas las primas suscritas por vehículos a un fondo gestionado por el Consorcio.

Dicho de otro modo, los conductores que pagan su seguro costean indirectamente los daños que provocan quienes circulan sin asegurar. También va a pagar al Consorcio una parte de las multas que abonan los conductores que circulan sin seguro.

En cifras de 2014, el Consorcio dedicó 27,4 millones de euros a cubrir los más de 10.500 siniestros que ocasionaron los coches sin asegurar. Eso nos da un orden de magnitud de la cantidad de vehículos que circulan en España sin el seguro obligatorio.

No tendrás defensa jurídica

Si el conductor está involucrado en un accidente que termina en un proceso judicial, no tendrá defensa jurídica por circular sin seguro.

En estos casos, la persona tendrá que pagar todos los gastos correspondientes a honorarios de los abogados y procuradores, a menos que se designe un profesional de oficio si el involucrado tiene el derecho en función de su oficio (Ley 1/1996, de 10 de enero, asistencia jurídica gratuita).

¿Cómo descubren que un vehículo circula sin seguro?

Ya no hace falta que te den el alto y te pidan los papeles para comprobar si un coche está debidamente asegurado. Es que en la actualidad los agentes de Tráfico de la Guardia Civil y las policías locales pueden hacerlo solo con el número de matrícula.

Incluso las cámaras situadas en los pórticos de algunas vías leen las matrículas y las pueden cotejar con las bases de datos del Fichero Informativo de Vehículos Asegurados (FIVA). En otras palabras, descubrir a un vehículo que circula sin seguro es muy sencillo para las autoridades.

Circular con seguro es obligatorio

Circular asegurado brinda máxima tranquilidad y seguridad al coger tu vehículo. Es que la compañía se hará cargo de cualquier problema que puedas tener en la carretera, desde un simple pinchazo hasta las indemnizaciones y defensa jurídica en caso de tener un grave accidente.

Es importante tener en cuenta que es obligatorio que todos los coches y motos que estén dados de alto en el censo de vehículos de la Dirección General de Tráfico (DGT) tengan cobertura.

Por último, es preciso resaltar que, si el vehículo no está asegurado, no va a pasar la Inspección Técnica Vehicular (ITV).

¿CONOCES A ALGUIEN QUE PUEDA INTERESARLE ESTE ARTÍCULO? ¡COMPÁRTELO!

Artículos relacionados



Volver
Top
)